Menú

Aguadulce

En época turdetana era conocida como Marruca, los romanos la llamaron Ípora y los musulmanes Al Ouad Ul (río bueno). Perteneció a la encomienda santiaguista de Estepa y a su posterior marquesado. La iglesia de San Bartolomé, las huertas, y el puente del río Blanco son recursos reseñables.

Geografía

Está emplazado en el cuadrante sureste de la provincia de Sevilla. Ubicado a los pies de la autovía A-92, entre la Campiña y la Sierra Sur sevillana, equidistante de los municipios sevillanos de Osuna y Estepa. Su extensión es de 13’7 km2, la distancia a Sevilla es de 99 Km y la altitud llega casi a los 265 metros. Sus pedanías son el cortijo del Marqués y la huerta del Colegio.

+

Reseña historica

Su origen se remonta a la edad del Bronce y a época de los turdetanos, en la que se llamó a la ciudad Marucca. Los romanos le dieron el nombre de Ipora y los musulmanes el de Al Ouad-Ul (río Bueno). Desde mediados del siglo XIII hasta 1559 perteneció a la encomienda santiaguista de Estepa. A partir de esta fecha y hasta el siglo XIX estuvo vinculado al marquesado de Estepa, y a partir de entonces se constituyó en municipio. Al parecer Miguel de Cervantes pernoctó, a mediados de octubre de 1595, en la venta junto al río Blanco, en uno de sus viajes como recaudador real entre Granda y Sevilla.

Patrimonio cultural

Entre los monumentos destaca la iglesia parroquial de San Bartolomé, que data del siglo XVIII. Es un templo de trazas neoclásicas con tres naves separadas por pilares sobre los que descansan arcos de medio punto. Es interesante destacar su retablo mayor también neoclásico presidido por San José, así como un óleo del Niño Jesús Salvador del mundo ubicado en la rectoría fechado en el siglo XVII. Otros recursos turísticos son la huerta las Almenas, la casa de Pepe Haro (1928), la casa de Durán (1927), y el puente del río Blanco (1596).

Naturaleza

Aguadulce se encontraba dentro del dominio del acebuche y algarrobo, hoy reducidos por la expansión del monocultivo del olivar y el cereal. Donde el cultivo no ha sustituido aun a la vegetación natural, el matorral se presenta constituido por especies como el lentisco, el arrayan y los espinos. Como fauna característica de la Campiña podemos encontrar el milano real, el ratonero común, el aguilucho y el cernícalo, además de una amplia variedad de sauros y culebras así como una abundante caza menor.

Fiestas

Entre las festividades destacan la Semana Santa, la romería de San José en mayo, la procesión de San Pablo en enero, y en torno al 24 de agosto la feria y fiesta patronal de San Bartolomé.

Gastronomia

Aguadulce tiene una rica gastronomía, sus platos típicos son los elaborados con productos de la huerta como berza, calabaza, alcachofas, y tagarninas; chacinas, morcillas y chorizos. Los platos tradicionales son el salmorejo, la cazuela de habas, el cocido de troncos con acelgas, las papas con “recaíllo”, y el cocido. De la repostería destaca el arroz con castañas y los orejones. La calidad de las habas “panziverdes” fue reconocida en la exposición internacional de Viena en 1873.