Menú

El Saucejo

En el periodo íbero y romano fue conocido como Irni. La figura novelesca de Pedro el Temerario defensor de los “moros” se relaciona con la fronteriza Banda Morisca. Perteneció al ducado de Osuna y tiene como principales recursos turísticos las iglesias de San Marcos, de San José (Navarrerdonda), y la Inmaculada (Mezquitilla); los Baldíos, y las festividades marianas del Rosario, la Encarnación y la Inmaculada.

Geografía

Se encuentra a unos 114 Km de la capital sevillana, a una altitud de 527 metros y tiene un término municipal de más de 92 Km2. La población asciende a 4.457 habitantes y tiene dos aldeas: Navarredonda y La Mezquitilla.

+

Reseña histórica

Algunos autores consideran que este territorio estuvo poblado desde el Paleolítico. La existencia de restos de vasijas de barro con decoración e impresiones de cestería puede indicar la existencia de poblamientos neolíticos. En el vado del Yeso se encontraron los bronces de la ley flavia municipal de Irni, poblado ibero ocupado por los romanos, y un texto del senado-consulto Cneo Calpurnio Pisón. Al ubicarse en plena serranía debió ser frontera natural entre los reinos castellano y nazarí en la denominada banda morisca. Al igual que el resto del término ursaones pudo pasar a manos de la orden militar de Calatrava a mediados del siglo XIII. La figura novelesca de Pedro el Temerario, defensor de los “moros”, es uno de los principales personajes del municipio. Desde el siglo XVI la casa ducal de Osuna estableció en este término varias cortijadas, como la de San Pedro, para explotar el territorio por medio de colonos foráneos. Posiblemente las haciendas agropecuarias de San Vicente y cortijo Alto fueron el origen de la aldea de El Saucejo, próxima a una zona boscosa de sauces. En 1661 se erige en parroquial la iglesia de San Marcos, y en 1838 se desvincula del señorío ducal ursaones con ayuntamiento propio.

Patrimonio cultural

La Iglesia de San Marcos consta de tres naves, crucero y capilla mayor. Los soportes son gruesas columnas toscanas sobre pedestales cuadrados de piedra caliza, en la nave, mientras que los del crucero son pilares de sección cruciforme. Todos los arcos son de medio punto. Las naves muestran al descubierto el armazón del tejado, con tres paños la central y las laterales de colgadizo. El crucero se cubre con media naranja sobre pechinas y sus brazos y la capilla mayor tiene bóvedas de medio cañón con lunetos. Al exterior destacan la portada de los pies, de esquema clásico, y la torre, de cuatro cuerpos y chapitel. La sencillez de su esquema arquitectónico y la parquedad en lo decorativo hacen dificultosa su exacta cronología, si bien atendiendo a los caracteres generales del templo puede fecharse en torno a 1700.

+

Naturaleza

El paisaje natural se conforma por el vado del Yeso, la Mezquitilla con el cerro de la Cruz, Navarredonda, Algibón, Garzón, la Lebrona, las Monjas, cerro de Purejo y de los Yesos, Postero y la Saucedilla. Entre los recursos hídricos destacan el río Corbones, y el arroyo de la Parra. La arquitectura del agua está representada por los manantiales del pozo de la Noria, la fuente de los Cuatro Caños de Navarredonda, la fuente del Moro de Mezquitilla, la fuente de la plaza de la Iglesia, la del Viejo, la del Cañuelo, la Grana, y la Saucedilla.

Fiestas

Las celebraciones más populares de El Saucejo son la procesión de San José por la aldea de Navarredonda, la Semana Santa, la festividad de San Marcos hasta la hacienda de San Pedro en abril rememorando la “leyenda da la alcachofa”, la romería de San José Obrero el primero de mayo en el vado del Yeso junto al río Corbones, las procesiones de las vírgenes del Rosario, de la Encarnación y de la Inmaculada en junio cerca del Corpus; la feria de agosto, la procesión de la Virgen del Rosario en octubre, y la procesión de la Inmaculada con la noche del castillo en diciembre.

Gastronomía

La gastronomía serrana de El Saucejo presenta platos tradicionales como la porra, el lomo relleno, el gazpacho, el guiso de espárragos, las habas, el cocido de tagarninas, el conejo con majao, y el pan de pueblo serrano. En la repostería son de reseñar las el guiso de membrillo, las tortas de pellizco, y la pata de cabra.