Menú

Herrera

Fue llamada Pagus Sigilensis en época romana y estuvo vinculada a la encomienda santiaguista de Estepa y a su marquesado. Las iglesias de Santiago el Mayor, y de la Concepción, el conjunto termal y la villa romana (siglo III d. C.), junto con la romería del Rosario de Fátima y la velá de San Juan son los principales atractivos de la localidad.

Geografía

Se encuentra en el límite con la provincia de Córdoba, a 120 km de la capital, tiene una extensión territorial de 53 Km2, una población de 6.543 habitantes, y una altitud de 254 metros. Esta regada por los arroyos Blanco, de los Borrachos, Padrón, Pilancón y Salado, todos ellos afluentes del Genil.

+

Reseña histórica

Estas tierras estuvieron habitadas desde tiempos antiguos, como demuestran los restos encontrados en el cerro del Tesoro, en el arroyo y cerro Blanco. En época romana era denominada Pagus Sigilensis según inscripciones encontradas.

+

Patrimonio cultural

La iglesia de Santiago el Mayor es un edificio de planta de cruz latina y se cubre mediante bóveda de cañón con arcos fajones y lunetos, poseyendo el crucero una media naranja sobre pechinas. La portada de los pies es de cantería, con vano adintelado entre pilastras y ático en el remate. A él se adosaron dos camarines con decoraciones de yeserías durante el siglo XVIII y una torre en el hastial, de líneas neoclásicas. En su interior destaca el retablo mayor, de grandes dimensiones, compuesto por banco, tres calles separadas por estípites y ático, pertenecientes al segundo tercio del siglo XVIII y procedente del desaparecido Convento de la Victoria, de Estepa.

+

Naturaleza

El paisaje natural de Herrera está dominado por ondulantes tierras de olivar. La zona ribereña del Genil próxima al municipio se caracteriza por ser una zona de carácter sedimentario con gran aporte de humus ofreciendo una alta productividad agrícola. La vegetación del bosque de ribera evita la erosión sustentando el terreno. Las especies leñosas son el álamo blanco y negro, eucalipto, lentiscos, tarajes y arbustivas como la zarzamora y zarzaparrilla. Entre la fauna podemos encontrar la ranas, sapos, barbos, carpas, y algunas cigüeñas. En el pago herrereño de la Carrizosa encontramos un manantial y una antigua mina de hierro. Otros pagos medioambientales de interés son el cerro Chirino, aceña de Calixto, pozo Antonio, cerro Gordo, y cerro de Martos.

Fiestas

La Semana Santa es de las fiestas más arraigadas de la localidad. El día de San Marcos se “ata al diablo” y las familias salen de almuerzo campestre. A mediados de mayo se celebra la romería del Rosario de Fátima hasta las Carrizosas. La velá de San Juan es a mediados de junio y la feria mayor a primeros de agosto.

Gastronomía

Entre los platos tradicionales de la cocina herrereña encontramos las migas con chorizo, la olla con pringá, el salmorejo campero con pimientos del piquillo y espárragos trigueros o el arroz con espárragos, la asadura a la cueva, la cazuela de habas y la olla de Herrera. En la repostería son de reseñar las magdalenas, pestiños, rosquitas de San Blas, tortas de aceite, brazo de gitano, bollos de leche, tetas de vaca, y ochíos.