Menú

Los Corrales

Las murallas y restos de Ilipula Minor pertenecen al periodo íbero y romano. Tras la “reconquista” pasó a formar parte de la encomienda calatrava de Osuna, y más tarde al condado de Ureña, posterior ducado de Osuna. La iglesia de Santiago el Mayor, la romería y fiesta de la Virgen del Buen Suceso son aspectos locales a detacar.

Geografía

Esta localidad de la Sierra Sur sevillana esta próxima a la sierra de los Caballos en el límite con la provincia de Málaga. Se encuentra a 107 km de la capital, a una altitud de 385 metros y posee una extensión territorial de 67 km2. El aporte hídrico lo representa el río Blanco el cual discurre por estas tierras cretácicas. El término posee los pagos de la Algaida, los Barrancos, las Caballeras, y las Capellanías.

+

Reseña histórica

Se han encontrado restos de cerámica incisa perteneciente al paleolítico superior o neolítico, y fragmentos de cerámica almagra fechable 300 años a. C. Las primeras civilizaciones que se asentaron en estas tierras fueron la íbera y la romana como se atestigua con las murallas de Ilipula Minor en el cortijo de Repla y la huerta de la fuente del Esparto, próximos a la localidad. Tras la “reconquista” el territorio fue entregado a la orden militar de Calatrava, pasando a finales del siglo XV al conde de Ureña, posterior duque de Osuna. En esta tierra de pastores establecieron los duques su principal cabaña ganadera estabulándola temporalmente por medio de corrales, de ahí el topónimo local. A finales del siglo XVIII se construyó la casa consistorial y en 1802 el rey Carlos IV le concedió el titulo de villa. En 1965 la localidad fue premiada por la belleza y singularidad de sus calles, plazas y caserío encalado, aspectos típicamente andaluces.

Patrimonio cultural

La iglesia parroquial de Santiago el Mayor se construyó en el siglo XVIII. Se trata de un edificio de planta rectangular de grandes dimensiones, con tres naves, crucero, presbiterio y capillas laterales, además de una capilla bautismal a los pies. Las tres naves se separan por arcadas de medio punto que apean en columnas toscanas de piedra caliza, mientras que el crucero se alza sobre pilares cruciformes. El templo se cubre con bóveda de cañón, con fajones de reciente construcción, en la nave central y de arista en las laterales. La capilla mayor y los brazos del crucero se cubren con bóveda de cañón con lunetos.

+

Naturaleza

Esta es una población típicamente serrana con bosques de encinas y alcornocales, manteniéndose la flora original en amplias zonas junto con la repoblación de pinares. En cuanto a la fauna podemos encontrar perdices, zorzales y conejos principalmente.

+

Fiestas

Las principales fiestas de Los Corrales son la Semana Santa, la romería de la Virgen del Buen Suceso a la fuente del Esparto el tercer domingo de marzo, la feria de primeros de agosto, y la fiesta de la Virgen del Buen Suceso el primer domingo de mayo. Otros recursos son el antiguo pilar donde se lavaba la ropa, el casco histórico declarado bien de interés cultural, y el puente del arroyo de Fuentemala.

Gastronomía

Los Corrales es un importante enclave ganadero que aún hoy posee una amplia cabaña bovina de la que se surte su cocina. Esta tierra es también rica en verduras y caza menor. Entre sus platos destacamos el cocido corraleño, las migas, “goronía” de coles o de habas, sopa de almejas o de ajo y vinagre, las cachorreñas, el picadillo de naranjas, la porra, el guiso de espárragos o tagarninas o acelgas, las “fritás” corraleñas de chivo, cerdo o cordero; el gazpacho de cebolla, las papas con tomate o con encaje, las cachorreñas, el gazpachuelo, y la sopa dorada o de espárragos. Completan su recetario los pestiños, las magdalenas, las gachas y los maimones.