Menú

Osuna

Existen vestigios de culturas prehistóricas, íberas, turdetanas y romana, a este periodo pertenece la colonia Genetiva Iulia. En época islámica se denominó Oxuna (Usuna) y tras la “reconquista” se incorporó a la Orden de Calatrava. Pedro Girón creo el condado de Ureña y Téllez Girón el ducado de Osuna. En 1967 fue declarada Conjunto Histórico Nacional. En su patrimonio destacan las iglesias de la Colegiata, la Encarnación, la Concepción, San Carlos, la Victoria, Santo Domingo, el Carmen, la Merced, San Agustín, Santa Catalina, Consolación, y San Pedro; el palacio de la Gomera y la Cilla, junto con su Semana Santa y romería de Consolación.

Geografía

La ciudad ducal tiene 17.973 habitantes, se encuentra a una altitud de 282 metros, posee un término municipal de casi 593 Km2, y cuenta con el Puerto de la Encina como única aldea. Se localiza entre la campiña y la Sierra Sur sevillana. En su término se encuentran los pagos del Arenoso, Cantalejos, Capaparda, Casablanca, estación de Aguadulce, Gillenilla, Jornia, Navaterrines, quinta de Vistahermosa, ratera Nueva y Vieja, Roso, Santa Cruz, viñas de la Gomera, y viñas de los Cerros.

+

Reseña histórica

Existen vestigios de culturas prehistóricas anteriores al primer milenio a. C. Sabemos de la presencia de una civilización ibérica donde convivieron tradiciones orientales y helenas. Apiano y Diodoro narran la presencia de tropas itálicas en este territorio turdetano para combatir a los cartagineses o a Viriato. Estrabón, Plinio y Ptolomeo hablan de la Urso romanizada.

+

Patrimonio cultural

El rico patrimonio histórico artístico ursaonense ofrece una amplia oferta de recursos turísticos de carácter cultural como son la torre del Agua (siglos XII-XIV) que alberga el museo arqueológico, la colegiata de Santa María de la Asunción (siglo XVI) y su museo, el panteón ducal (siglo XVI), la universidad de Osuna (siglo XVI), el convento de la Encarnación (siglos XVI-XVII) y su museo, la iglesia del convento de la Concepción (siglos XVI-XVII), la iglesia de la Victoria (siglos XVI-XVII), la iglesia de San Carlos el Real (siglo XVII), la iglesia de Santo Domingo (siglos XVI-XVII), la iglesia del convento de Santa Catalina (siglos XVII-XVIII), la iglesia de Consolación (siglos XVI-XVII), la iglesia del convento de San Pedro (siglos XVI-XVIII), la iglesia del Espíritu Santo (siglo XVIII), la iglesia del Carmen (siglos XVI-XVIII), el hospital de Jesús, María y José (siglos XVII-XVIII); la iglesia de la Merced (siglos XVII-XVIII), la iglesia de San Agustín (siglos XVI-XVII), la ermita de Santa Ana (siglo XVIII), la cilla del Cabildo (siglo XVIII), el palacio del marqués de la Gomera (siglo XVIII), el palacio de Miguel de Reina y Jurado (siglo XVIII), el arco de la Pastora (siglo XVIII), la casa de los Rosso, la casa de los Torres (siglo XVIII), la casa palacio del marqués de Campo Verde (siglo XVI), la casa palacio del conde de Puerto Hermoso (siglo XVI), el antiguo convento de la Compañía de Jesús hoy casa de la Cultura, la casa palacio de los hermanos Arjona y Cubas (siglo XVIII) hoy museo etnográfico, el Pósito municipal (siglo XVI), la plaza de toros de El Ejido (1904), la plaza de abastos, el palacio de Govantes y Herdara (siglo XVIII), el Casino de Osuna (1848), la casa Consistorial (siglo XVI), y el antiguo palacio de los Cepeda (siglo XVIII). En la emblemática calle San Pedro, en los números 2, 21, 24, 26, 27 encontramos singulares casas solariegas de los siglos XVI al XVIII.

+

Naturaleza

Entre los espacios naturales de Osuna destacan las veredas y cañadas reales como la de Ronda, las lagunas de Osuna y Lantejuela, el entorno del río Blanco (Salinoso), el término de Higuerones y la Gomera, y el pantano del río Corbones.

Fiestas

Entre las festividades ursaonenses podemos destacar la romería de la Virgen de Consolación en abril y su onomástica en septiembre, la feria de mayo, la interesante Semana Santa, y la fiesta de San Arcadio en enero.

Gastronomía

La exquisita gastronomía de Osuna presenta platos tradicionales como la ardoria, las patas de cerdo, las “repapalillas” de bacalao, las migas, el guiso de tagarninas, y los cocidos ursaones, de habas, y de tagarninas. Dentro de la confitería destacan las aldeanas, las gachas, el pastel de almendra, los bizcochos pardos, los gañotes, las crestillas, y la variada repostería conventual.