Menú

Villanueva de San Juan

Sus orígenes se remontan al periodo romano e islámico. Perteneció al condado de Ureña, más tarde ducado de Osuna. Entre su patrimonio destaca la iglesia de San Juan Bautista, el puente de los Seis Ojos, el arco de la Calzada, el puente de la Solana en el arroyo de las Cañas, y las festividades del día del Huerto, San Juan, la romería y la Virgen del Rosario.

Geografía

El término municipal de Villanueva de San Juan ocupa casi 35 Km2, tiene la localidad unos 1.340 habitantes, y se encuentra a una altitud de 468 metros. Dista de la capital hispalense 95 Km, y posee varias entidades agregadas como son Albina, Molina, Raya, y la Verbena.

+

Reseña histórica

La aparición de hachas y otros objetos de piedra advierten la posible habitabilidad de la zona desde el Paleolítico. El asentamiento pudo ubicarse en las cuevas del Sislillo en el término de la Albina y Rivera. En el pago de la Laina se encontraron restos romanos de objetos de barro como tejas, vasijas, tuberías de plomo y algunas monedas del periodo imperial. Se han hallado vestigios árabes los cuales indican la presencia de un enclave militar. En el término del Jaral se localizaron piezas de época islámica. Tras la “reconquista” Villanueva pudo incorporarse a la orden militar de Calatrava, la cual defendió la comarca ursaonense en la frontera de la banda morisca. A finales del siglo XV este territorio pasa al conde de Ureña, posterior duque de Osuna. La iglesia parroquial se erigió en 1690 como ayuda de la colegiata ursaonense, franciscanos y dominicos de las villas aledañas atendieron a la feligresía parroquial. En 1835 Villanueva de San Juan se independiza de la ciudad ducal pasando a tener ayuntamiento propio.

Patrimonio cultural

La Iglesia de San Juan Bautista consta de tres naves separadas por pilares achaflanados de sección rectangular, que soportan arcos de medio punto. La capilla mayor se cubre con bóveda vaída y las dos colaterales con cielo raso en forma de artesa. En la nave central ha sido sustituida la antigua cubierta por plafones de yeso. El edificio por su esquema planimétrico y a pesar de las reiteradas reformas puede datarse en el siglo XVIII. Entre las obras a destacar están un relieve representando a San Pablo Miki, único fragmento que queda del primitivo retablo, fechable en el siglo XVIII. En dicha parroquia está erigida la Hermandad del Cristo del Perdón y Ntra. Sra. de los Dolores, esta última es obra de Manuel Pineda Calderón. Esta hermandad organiza la procesión de los patrones San Juan Bautista y la Virgen del Rosario obra de Manuel Pineda Calderón. El Señor Cautivo es obra de Manuel Rodríguez mientras que la talla de San Isidro es anónima.

El puente de los Seis Ojos, arco de la Calzada, y el puente de la Solana en el arroyo de las Cañas son también interesantes muestras del patrimonio monumental del municipio.

Naturaleza

El paraje serrano villanovense muestra variedad de plantas aromáticas y medicinales en entornos medioambientales singulares como el arroyo de las Mujeres, el río Corbones, los Tajos, el cerro y el arroyo de la Atalaya, la cueva del Pitero, la vereda Alta, el Carril, el embalse de la Puebla de Cazalla, el cerro Alto, el tajo del Cirineo, la verada de Osuna y el mojón Gordo. La avifauna es la característica del bosque mediterráneo de monte bajo extendido por toda la Sierra Sur sevillana.

Fiestas

Entre las fiestas villanovenses destacan el día del Huerto el domingo de Resurrección, la fiesta de San Juan Bautista en junio, la romería del puente de los Seis Ojos entre abril y mayo, y la procesión de la Virgen del Rosario en octubre.

Gastronomía

Los platos serranos típicos de Villanueva son la porra, el guiso de membrillo, la sopa de tomate, el conejo a la serrana, el potaje de bacalao, la tortilla de espárragos, el gazpacho, y el queso con miel. La confitería es de reseñar por sus exquisitos hornazos, arroz con leche, roscos fritos, pestiños y gachas.